PEÑAFLOR: Carta a los Reyes Magos

La empresa Foasat arde en Peñaflor

Hace cuarenta años empieza a funcionar una empresa agrícola que llamaremos Foasat, en un precioso pueblo del camino romano a Córdoba: Peñaflor. 4.000 habitantes. Desde éste se divisa la vega frutal en esa linde entre Sevilla y Córdoba por su sur, con verde montebajo escarpado por su norte, a su Oeste Sevilla y a su Este Córdoba.

Resultado que en 2014 hay 400 empleos agrícolas de recogida, clasificación, almacenaje y  empaquetado para distribución que completan lo que es el trabajo de campo.

¿Qué es esto? La salvación del pueblo. Es el 10% de la población censada. Es mucho más que el Campofrío de Burgos. Pero, ¿qué tiene en común con esa empresa? QUE HA ARDIDO. (Diario de Córdoba 27 marzo 2014)

   El pueblo está angustiado.

–    Los empresarios están angustiados

–    Los dos gerentes Javier e Ignacio, jóvenes y con empuje, están angustiados.

–    El Alcalde está angustiado.

–    CueArquitectosyAbogados estamos angustiados, con Ingeniería y PMP trabajando a tope.

¿Qué hemos hecho cada uno? Encargarnos de una parte del trabajo.

¿Cómo puedo reconstruir lo antes posible el edificio?

¿Cómo puedo conseguir lo antes posible financiación para las maquinarias?

¿Cómo empezar las obras ya para cumplir las obligaciones financieras comprometidas?

¿Cómo seguir trabajando aún a menor ritmo y a mayor coste, de momento para no perder los circuitos de distribución?

Todos nos estamos volcando.

El alcalde D. Fernando (¿ideología?, luchar por lo que considera que es su obligación: que se pueda volver a la normalidad lo antes posible en esa fábrica por y para su pueblo, su gente).

¿Qué hacer? ¿Enfrentarse a los problemas que en forma de preguntas he hecho antes? y cada uno en lo nuestro empujar. Así hemos actuado:

Proyecto visado para empezar las obras en enero, y terminar en tres meses para cumplir con las subvenciones de la Junta, y con las financiaciones que esos gerentes han gestionado.

Estudio de maquinaria, presupuestos, contratos, fechas, todo acordado, también por estos jóvenes profesionales ¿Todo? NO.

Porque con el trámite administrativo ha empezado una pesadilla inexplicable para el común de los mortales:

Nave quemada, implica nave reconstruida

Maquinas deterioradas, implica máquinas nuevas

Gente que trabajaba, implica vuelta al trabajo. Trabajo humilde y honrado, constante y ligado a la tierra.

Fácil, ¿no? Os presento el Proyecto y me dais los informes para que el alcalde lo apruebe en Pleno. ¡Yo estoy fumao!

El edificio, que data de 40 años, con algunas modificaciones resulta estar fuera de ordenación, ahora, desde que el Pgou se adapta a LOUA. Porque un tío sentado en un despacho lo ha dicho. También lo dijo otro lumbreras de los Corteinglés de Sevilla en el Pgou de 2006. Y así andamos.

Ahora empieza lo bueno: Pongo a trabajar el cerebro por el que Peñaflor me paga y concluyo que para que Ud. siga haciendo la misma actividad en el mismo sitio con la misma gente en la primavera de 2015, vamos a actuar de esta manera, y los muy CUCOS (que no peñaflorenses) me ponen esta lista de obligaciones que suponen 3 años como mínimo:

–    Me va a hacer un expediente que se llamará: Trámite de calificación ambiental de la actividad (Gica). ¡Ya lo tenemos!. Pero lo hacemos otra vez: Son de tres a seis meses.

–    Me va a hacer un expediente que se llama: Modificación del Pgou para cambiar los usos en suelo no urbanizable para la nave donde se guardan y encajan las  naranjas. Son dos años.

–    Me va a hacer un expediente que se llama: Proyecto de Actuación para implantar este uso en este sitio. Son seis a nueve meses, Y el propietario deja de ser dueño de su actividad para pasar a tener un uso y disfrute limitado.

–    Me va a presentar un proyecto para solicitar licencia de obras tras que le autorice la actividad previamente.

–    Me va a presentar un proyecto de ejecución para la liquidación de las tasas y para la certificación de fin de obras y uso del edificio.

–    Me va a hacer comunicación del inicio de las obras para que yo las supervise durante el tiempo que éstas duren y pueda certificar que se han hecho acordes con todo el papeleo.

–    Háganse éstas y désenos el final de obras.

Conclusión: Imposible. No se puede. No llegamos. Hay que contratar a la mitad de los urbanistas de Andalucía para que con una serie de expedientes muy sesudos se pueda dar luz verde a reconstruir la nave que estaba en marzo de 2014, meter las máquinas que sustituyen a las que había en marzo de 2014 y ponerse a trabajar como se hacía hasta marzo de 2014, que es lo que queremos todos. Y MÁS CON ESTA CRISIS. Pero no hay manera de aplicar el artículo 53 de las Normas de su Ayuntamiento que dice: “Sí se puede reconstruir, y, además, se hace así”.

Conclusión : Imposible. No se puede. No llegamos. Hay que contratar a la mitad de los urbanistas de Andalucía para que con una serie de expedientes muy sesudos se pueda dar luz verde a reconstruir la nave que estaba en marzo 2014, meter las máquinas que sustituyen a las que había en marzo 2014 y ponerse a trabajar como se hacía hasta marzo 2014, que es lo que queremos todos. Y MAS CON ESTA CRISIS. Pero no hay manera de aplicar el artículo 53 de las Normas de su Ayuntamiento que dice: “Sí se puede reconstruir, y, además, se hace así”.

Bueno pues que sepáis que El Sr. Alcalde D. Fernando y éste que firma abajo, estamos dispuestos a ir a la cárcel si hace falta para que en tres meses esté aquello en marcha en lo que a nosotros nos atañe y que de nosotros dependa.

Y luego diréis ¡huy qué susto! que PODEMOS esta subiendo mucho en las encuestas. Menudo cuento …  y no lo que yo he hecho aquí, que es denunciar la aparición de un monstruo, de un problema artificial burocrático que daña la economía y que nos encontramos en diferentes formas y complejidad en todas las intervenciones inversoras que se gestionan.

¡Que no somos BURGOS, que no salimos en la tele, que no nos  anuncia Santiago Segura en un sketch de Benito Zambrano, que es aquí al lado, con gente muy humilde que necesitan recuperar ese trabajo!

Sevilla, en el dia de Navidad de 2014 y, …con esa segunda inocencia que da el no creer en nada del urbanismo, aquí estoy esperando, pero con el mazo dando, a que vengan los Reyes Magos… a Peñaflor y nos traigan la ansiada licencia.

D. Alfonso Carnerero Parra.  Director Técnico de Cue Arquitecto y bogados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *