Málaga, la ciudad de los rascacielos frustrados

Málaga: la Torre del Puerto de 135 metros como protagonista indiscutible (esta mañana, a las 12 horas, está convocada una manifestación contra este proyecto). Y menos conocidas, pero tambien polémicas, son las de la Térmica, Repsol y Martiricos. Solo este último proyecto urbanístico de rascacielos ya está empezando a caminar. El resto están en vía muerta, envueltos en una polémica cada vez más enconada (el del recinto portuario); el de Repsol, sin tener claro hacia dónde ir y el de la Térmica, con un reciente varapalo judicial. La segunda ciudad andaluza se ha convertido en la de los rascacielos frustrados.

“Aquí no existe un modelo definido de ciudad. El urbanismo se mueve a impulsos”, señalan a El Confidencial fuentes próximas a la Junta de Andalucía. En plena época de la burbuja, el Ayuntamiento de Málaga inició una carrera fulgurante por firmar convenios urbanísticos a mitad de la pasada década con el objetivo de lograr pingües beneficios para las arcas municipales.

En los terrenos donde se situaban los antiguos depósitos de petróleo de Campsa, llamados ahora de Repsol, en medio de las dos zonas con densidad de población más alta de España (carretera de Cádiz y Cruz del Humilladero), hay proyectadas cuatro torres, como plantea el equipo de gobierno municipal liderado por el PP.

La promotora granadina Comarex ideó en 2006 la construcción de hasta 34 plantas para 932 viviendas y un hotel, otras cuatro torres con 400 VPO, zonas comerciales, equipamientos públicos. También un parque de 70.000 metros cuadrados. Se triplicó la edificabilidad de la parcela. La inversión prevista se elevó a 573 millones de euros. Las arcas municipales preveían recaudar 82,3 millones de euros.

«No demonizamos la construcción en altura»

Los grupos de la izquierda, como el liderado por el concejal Eduardo Zorrilla (de Málaga para la Gente/Izquierda Unida), quieren que los 177.000 metros cuadrados de la parcela se conviertan al 100% en un parque. El PP está dispuesto a reducir la edificabilidad incluyendo más espacios verdes. Para Zorrilla, en realidad se trata de la zona obligatoria para mantener el ratio por el número de viviendas. “Eso no servirá para compensar el déficit del entorno”, señala Zorrilla, quien aclara: “No demonizamos la construcción en altura. Depende del sitio, volumen y densidad”.

Salvador Moreno Peralta, Premio Nacional de Urbanismo por el PGOU de Málaga de 1983, considera que la polémica en torno a los terrenos de Repsol es “interminable”. “¿Se quiere repetir el modelo Central Park o el Retiro de Madrid? ¿Se ha cuantificado lo que costaría en mantenimiento y seguridad? El hecho de que una parte estuviera habitado le daría vida y uso a la zona. Lo importante es la centralización que le daría a los alrededores”, indica Moreno Peralta.

Seguir leyendo: https://www.elconfidencial.com/espana/andalucia/2017-11-18/malaga-rascacielos-torres-puerto-malaga_1476069/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *