La receta de Colville-Andersen para una Valencia moderna: carriles bici más anchos y menos coches

Si Valencia quiere acercarse a modos de movilidad más sostenibles como la bicicleta, la receta parece clara, según el urbanista y experto internacional Mikael Colville-Andersen: los carriles bici deben ir por la calzada, ser lo más anchos posible y hay que disminuir el flujo de coches en la vía pública. El concejal de Movilidad de Valencia, Giuseppe Grezzi, coincide con el diagnóstico. “Todo está inventado”, ha dicho el experto canadiense-danés tras recorrer este miércoles el anillo ciclista de la capital.

Colville-Andersen, consultor y diseñador de redes ciclistas en todo el mundo, visita estos días la capital invitado por el Ayuntamiento de Valencia con motivo de la Semana de la Movilidad, que se celebra del 15 al 21 de septiembre.

El experto ha defendido la bicicleta como el modo de moverse “de manera más eficiente y efectiva”. Según Colville, lo que ha visto en Valencia está sucediendo en otras ciudades del mundo que “están intentando que las bicicletas vuelvan a ser” un medio habitual en sus desplazamientos. Una tendencia que puede verse en otros lugares como Buenos Aires, Vancouver o Toronto.

“Valencia fue bonita durante 200 años. En estos últimos 70 se cometieron algunos errores”, ha manifestado, tras lo que ha reiterado que “ahora la tendencia internacional, como vemos en Valencia, es crear ciudades con un transporte más eficiente e infraestructuras para la bicicleta”.

Tras recorrer la red ciclista de la ciudad, Colville-Andersen ha indicado que la presencia de tráfico rodado junto a los carriles bici y el anillo ciclista hace que en la capital valenciana se puede “elegir entre la ciudad de 1965 y la de 2018”. “Se ve aquí, son las dos ciudades. La ciudad del futuro -con las bicicletas y el carril bici- y la del pasado -con los coches-. Si quiere ser moderna, está empezando el viaje”, ha expuesto

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, que se ha entrevistado con el urbanista, ha repetido la importancia de distribuir el espacio público de forma equitativa, y ha apostado por las políticas públicas que priorizan “en primer lugar al peatón, que debe disponer de rutas seguras y amables; en segundo lugar, el transporte público, que debe ofrecer el máximo de posibilidades de movilidad urbana y metropolitana; en tercer lugar, los vehículos sostenibles que evitan la contaminación; y finalmente, los vehículos privados a motor. Equilibrando para cada uno su espacio”.

“La promoción absoluta del coche es cosa del pasado. Menos vehículos contaminantes equivale a mejor salud, mejor medio ambiente y una ciudad más bonita”, ha defendido el consultor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *